Dermoabrasion y Resurfacing

Este procedimiento atenúa las irregularidades de la piel, dándole una apariencia más suave mediante la aplicacion de una fresa de diamante accionada por un motor.

El candidato

Sus indicaciones mas comunes son la correccion de las arrugas finas de la zona de alrededor de la boca, las cicatrices dejadas en la piel facial por accidentes o cirugía previa, o para corregir las cicatrices profundas secuela del acné.
En algunos casos la intervención puede ser cubierta por la seguridad social o seguros de salud.

La cirugía

Se suele realizar en quirofano, bajo anestesia local, como procedimiento ambulatorio. En la dermoabrasión eliminamos las capas más superficiales de la piel con un rodillo que lleva partículas de diamante, unido a una pieza de mano motorizada. La abrasión profundiza hasta que alcanzamos el nivel mas seguro de la piel, en el que la cicatriz desaparezca sensiblemente. Generalmente se coloca un apósito plástico, que evita el dolor y la formación de costra, y que se mantiene cuatro o cinco días. Algunas veces la cura se hace abierta, es decir, con ayuda de pomadas que mantienen la herida protegida. En este caso se formara un costra, que se ira desprendiendo progresivamente.

La recuperación

Inmediatamente después del procedimiento, su cara estará bastante roja e hinchada, y comerá y hablara con dificultad. Sentirá alguna molestia que será tratada con medicación. La inflamación cederá poco a poco en unos días.
Su nueva piel estará un poco inflamada, sensible, y rosada durante algunas semanas. Durante este tiempo, puede ir recuperando progresivamente su actividad normal.
Normalmente podrá volver al trabajo a las dos o tres semanas. Debe evitar actividades que puedan causar daño a la piel al principio. Y los deportes muy activos deben evitarse al menos durante cuatro a seis semanas. Evite el sol y el viento. Y no se bañe en piscinas con exceso de cloro, al menos en un mes. Pasaran al menos tres o cuatro semanas antes de que pueda beber alcohol sin experimentar un enrojecimiento.
Sobre todo, es importante proteger su piel del sol hasta que el pigmento se haya estabilizado. Esto puede durar entre seis meses y un año.

Los riesgos

Es imprescindible la realización de un estudio preoperatorio. Para evitar problemas de pigmentación en las zonas tratadas conviene evitar el sol durante unos meses.

Fuente: SECPRE